Ganar, ganar, ganar y volver a ganar.

Todosporte ganar

Estadio Vicente Calderón, Madrid, hora 20:40 de la noche, un estadio abarrotado canta enfervorecido el himno del Atlético de Madrid, momentos antes de que empiece el partido entre Atlético de Madrid y Barcelona buscando una plaza en las semifinales de Champions.

El ambiente es espectacular, el mosaico preparado por el club ya toca la fibra sensible de los aficionados y los jugadores con un mensaje en honor a Luis Aragonés “Ganar, ganar, ganar y volver a ganar”. El fútbol son estados de ánimo y el estado de ánimo del equipo y la afición hacen que el partido antes de empezar ya tenga cierto color rojiblanco.

En cuanto el árbitro indica el inicio del partido, ese estado de ánimo se convierte en una presión asfixiante del Atlético de Madrid en la propia área del Barcelona, y los primeros 20 minutos se convierten en un infierno para los jugadores culés, que son incapaces de sacar el balón mínimamente jugado. El Atlético marca un gol y estrella 3 balones en los palos, eso es un estado de ánimo.

La afición por otro lado sigue demostrando que es mucho más que el jugador número 12, haciendo caso al llamamiento del Cholo y siguiendo las indicaciones que ya hacían en un papel que prepararon antes del partido en el que se decía “Tenemos que estar encima de cada posesión del Barcelona, silbaremos y gritaremos con todas nuestras fuerzas”. El Frente Atlético quiere que la noche del miércoles en la ribera del Manzanares se recuerde en la eternidad rojiblanca. El 1-1 de la ida otorga una ligera ventaja  al club rojiblanco, que tiene la oportunidad de meterse en semifinales de Copa de Europa por segunda vez en su historia . Todos bien unidos seguiremos los cántico que se inicien desde el Fondo Sur para contagiar a nuestros jugadores como nos pide el Cholo”. El propio Cholo se convertía en el director de la orquesta de la afición, pidiendo mayor apoyo en los momentos más duros del partido y pidiendo ovaciones a sus jugadores cada vez que éstos se dejaban la piel en el campo. Jamás se había visto un entrenador que tanto comulgara con un equipo, club, aficionados y escudo. Hoy por hoy el Atlético es Simeone y Simeone es el Atlético, son dos fuerzas que se retroalimentan.

El partido siguió desarrollándose por esos derroteros, con un Atlético muy presionante y organizado y un Barcelona completamente impotente, que no conseguía crear una sola de las jugadas habituales del Barcelona del tiqui taca. Sólo hubo un par de llegadas peligrosas tras sendos centros desde la derecha de Alves, poca, muy poca producción para un equipo como el del Tata Martino.

Además, como llevados por el espíritu de Luis Aragonés y de los 55.000 aficionados del Calderón, el Atlético volvió a apretar los dientes en los últimos minutos del partido impidiendo que el Barcelona se acercase con peligro (cuesta entender las palabras de Xavi de que merecieron empatar, no sé que partido habrá visto).

En definitiva, como dijo al término del partido Simeone, no siempre ganan los mejores sino los que mejor luchan. Y ayer el Atlético fue un ejemplo de lucha, corazón y coj…Enhorabuena.

Aquí os dejo un vídeo del espectacular ambiente previo al partido:

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s